La “ansiedad buena” puede facilitar nuestra actuación en sala.

La ansiedad es un vehículo adaptativo que nos ha servido para sobrevivir como especie, como corroboran multitud de estudios científicos y mueve a las personas a realizar acciones que en situaciones normales no se efectuarían.